CENDEM Osteoporosis Obesidad Diabetes Crecimiento y desarrollo Trastornos del colesterol Tumores endocrinos Trastornos de la tiroides

Colesterol

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia que se encuentra en todas las células del cuerpo, es fundamental para la construcción de tejidos saludables y para la elaboración de hormonas y vitaminas que son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, también ayuda en la digestión de alimentos. Es normal tener colesterol en la sangre; sin embargo, niveles excesivos de esta sustancia pueden ocasionar lesiones y ponen en riesgo nuestra salud. El colesterol lo obtenemos de dos fuentes:

  • Nuestro cuerpo elabora la gran mayoría (75%) en el hígado.
  • El resto (25%) se absorbe de la comida que consumimos.

Colesterol malo y colesterol bueno

La sangre y el colesterol no se pueden mezclar, tal como el agua y el aceite. Para que el colesterol pueda viajar a través del flujo sanguíneo, es necesario que sea transportado por pequeñas partículas, esta combinación de proteínas y colesterol forman las llamadas lipoproteínas. Existen varios tipos (buenas y malas):

LDL (colesterol malo, de baja densidad): Transporta colesterol por todo el cuerpo. Niveles elevados se acumulan y se adhieren a las paredes de las arterias, volviéndolas rígidas y estrechas.

HDL (colesterol bueno, de alta densidad): Transporta y recoge el colesterol sobrante y lo lleva de nuevo al hígado para ser almacenado. Tiene funciones antioxidantes y antiinflamatorias que protegen el corazón y el cerebro.

VLDL (triglicéridos): Transporta otro tipo de grasa, llamada triglicéridos que, al igual que las LDL, en exceso ocasionan estrechamiento y rigidez de los vasos sanguíneos.

Es importante aclarar que se requiere tener niveles saludables de todos los tipos de colesterol para evitar complicaciones.

¿Cuándo el colesterol se convierte en un enemigo silencioso?

Cuando los niveles de colesterol malo (LDL) son muy altos, lentamente pueden formar depósitos en las paredes de las arterias que nutren el corazón y el cerebro. Estos depósitos (llamados placas) pueden engrosar las paredes de los vasos, disminuyendo su luz y haciéndolas más rígidas, esta condición se llama aterosclerosis, y pueden disminuir la cantidad de oxígeno que llega al corazón, el cerebro y otros tejidos. La siguiente figura muestra una arteria normal (A) y una arteria con la formación de placas (B):

Si el estrechamiento ocurre en los vasos que suplen el corazón (arterias coronarias), el flujo de sangre puede disminuir, ocasionando un fuerte dolor de pecho llamado angina. En casos extremos, este flujo puede detenerse por completo (por crecimiento extremo de las placas o por ruptura de alguna de ellas y formación de un coágulo), lo cual impediría la suplencia de oxígeno y nutrientes, ocasionando un ataque cardiaco (infarto de miocardio). La disminución del flujo de sangre al cerebro también puede llevar a un infarto cerebral (evento cerebrovascular).

El incremento de colesterol malo está asociado con la disminución de colesterol bueno (HDL), disminuyendo la capacidad que tiene el organismo para recoger el colesterol sobrante y almacenarlo. También se asocia a niveles elevados de triglicéridos (VLDL), lo cual empeora las lesiones en los vasos y contribuye a la formación de placas.

Es importante saber que al igual que la hipertensión, los niveles elevados de colesterol no causan síntomas, muchas personas no saben que tienen los niveles de colesterol alterados, una prueba de sangre es la única manera de detectar niveles altos de esta sustancia.

Hipercolesterolemia es el término médico utilizado para describir el aumento anormal del colesterol.

¿Tengo riesgo de tener colesterol alto?

Muchos factores influyen para que usted tenga el colesterol alto, algunos de ellos los puede controlar, otros no:

Usted puede controlar:

Otras enfermedades: La hipertensión o la diabetes mellitus aumentan el riesgo de tener niveles elevados de colesterol y triglicéridos.

Usted no puede controlar:

Herencia: La historia familiar (padres, hermanos, incluso abuelos) puede aumentar el riesgo de que usted sufra de niveles anormales de colesterol. Existen grupos familiares con alteraciones genéticas heredadas que muestran niveles de colesterol elevados desde la infancia (hipercolesterolemia familiar).

Sexo y edad: Esta enfermedad es más común en hombres y aumenta el riesgo con la edad (a los 55 años el riesgo entre hombres y mujeres se iguala).

Cada persona es diferente, consulte con su médico qué es lo mejor en su caso.

© Producciones Científicas Ltda, 2010.