CENDEM Osteoporosis Obesidad Diabetes Crecimiento y desarrollo Trastornos del colesterol Tumores endocrinos Trastornos de la tiroides

Densitometría ósea

¿Para qué sirve la densitometría ósea?

  • Para identificar una reducción en la densidad (contenido mineral, principalmente de calcio) de los huesos
  • Para determinar el riesgo de fracturas
  • Para vigilar la eficacia del tratamiento para la osteoporosis.

Entre mayor sea la densidad ósea, menor el riesgo de fracturas

¿Quiénes deben practicarse una densitometría ósea?

  • Toda mujer mayor de 65 años
  • Todos los hombres mayores de 70 años
  • Mujeres menores de 65 años u hombres entre 50 y 70 años con uno o más factores de riesgo como:
  • Ser delgado: pesar menos de 55 kilogramos
  • Tener historia de fracturas antes de los 40 años
  • Tener familiares con historia de osteoporosis o fracturas de la cadera
  • Usar medicamentos que reducen el calcio en los huesos, como los esteroides

¿Cómo se hace la densitometría?

figura3
Densitometría Ósea
  • Es un examen muy sencillo, dura 5 minutos y no es doloroso.
  • El paciente se acuesta cómodamente en la camilla del densitómetro y debe permanecer muy quieto mientras se mide la densidad de sus huesos.
  • La máquina envía un rayo doble que penetra en los tejidos y registra la densidad de los mismos, en cada segmento del cuerpo.
  • Los datos más importantes para el hueso son la densidad del cuello del fémur y de la columna vertebral. A veces también se mide el hueso del antebrazo llamado radio, y en niños se mide la densidad total de los huesos.
  • Se recomienda llevar ropas cómodas que no contengan elementos metálicos (como cremalleras o broches de los Brassieres). Las mujeres, por ejemplo, pueden ir con una sudadera que no tenga nada metálico y con brassieres deportivos que no tienen broches.