CENDEM Osteoporosis Obesidad Diabetes Crecimiento y desarrollo Trastornos del colesterol Tumores endocrinos Trastornos de la tiroides

Osteoporosis

¿Qué es la osteoporosis?

Es la pérdida del contenido de calcio en los huesos que los lleva a ser débiles y a que se aumente el riesgo de fracturas.

Es una enfermedad muy frecuente que afecta a cerca de 25% de mujeres de 45 años y casi a 90% (si, 9 de cada 10) de mujeres mayores de 75 años. Por tal razón si usted está entre estas edades tiene un riesgo alto de padecer osteoporosis. Y no lo sabe.

¿Cómo se reconoce la osteoporosis?

Lamentablemente en un alto porcentaje de casos la osteoporosis pasa inadvertida en sus comienzos y su primera manifestación puede ser una fractura vertebral, de la muñeca o de la cadera. En algunas ocasiones se producen dolores en la columna que pueden ser síntoma inicial de la enfermedad.

Otras veces es la disminución de la estatura o la aparición de una curvatura anormal en la columna vertebral (joroba) la que indica que las vertebras están deformándose o sufriendo aplastamiento. Para ese momento, las posibilidades de que el esqueleto pueda normalizarse son remotas. Por tal motivo la osteoporosis es una enfermedad que se debe prevenir a toda costa, siguiendo recomendaciones para llevar un estilo de vida saludable o utilizando medicamentos que son capaces de evitar la pérdida de calcio del hueso. Para detectar a tiempo la osteoporosis y reducir el riesgo de fractura, practíquese una densitometría ósea.

¿Quienes sufren la enfermedad?... Podré estar afectada?

Hay factores hereditarios que sitúan a una mujer en un grupo de mayor riesgo para sufrir la enfermedad. Las hijas de las madres que han sufrido osteoporosis tienen una mayor probabilidad de ser afectadas.

Así mismo, el consumo de cigarrillo y de alcohol se asocia con una pérdida de calcio óseo mayor. Uno de los determinantes más importantes de la calidad del hueso es el consumo de calcio en la infancia y en la adultez temprana. Se sabe que un elevado consumo de calcio conduce a que los huesos se fortalezcan y adquieran una cantidad máxima de calcio mayor. Partiendo de un contenido de calcio más elevado es menos probable que se llegue a sufrir de osteoporosis. Sin lugar a dudas, las hormonas sexuales juegan un papel fundamental en el mantenimiento del calcio en los huesos y, por ende, son responsables en gran medida de su calidad. Los estrógenos (hormonas producidas por los ovarios) se encargan de fijar con mayor eficiencia el calcio a los huesos, estimulando las células encargadas de formar hueso nuevo. En las mujeres en quienes los ovarios no funcionan de manera adecuada y que, por ejemplo, tienen ausencia de repetida menstruaciones, o en mujeres que no tienen hijos, la probabilidad de sufrir osteoporosis es mayor. De igual manera, quienes tienen una menopausia temprana y dejan de menstruar prematuramente, pierden rápidamente el calcio de los huesos y, al cabo de un quinquenio han perdido una cantidad importante del elemento y sus huesos son menos resistentes. Si usted se encuentra dentro de alguno de los mencionados grupos, o si es delgada o no realiza ejercicio regularmente, tenga cuidado, tiene mayor riesgo de osteoporosis. Consulte a su médico, evite el alcohol, mejore su estilo de vida.

Factores que aumentan el riesgo de sufrir Osteoporosis

En las mujeres:

  • No tener hijos
  • Presentar trastornos menstruales
  • Cuando la menstruación se suspende antes de los 40 años
  • Todas las mujeres durante la menopausia (se pierde casi un 50% del calcio óseo en los primeros cinco años de menopausia).
figura1
Hueso sano hueso con osteoporosis

Los riesgos para ambos sexos incluyen:

  • Consumir alcohol
  • Fumar
  • No hacer ejercicio con regularidad
  • Las personas delgadas
  • Quienes consumen baja cantidad de calcio
  • Ciertas enfermedades y medicamentos pueden causar Osteoporosis.

Consecuencias de la osteoporosis

Cuando el hueso está muy débil por falta de calcio se fractura con traumas mínimos. Una caída en el piso puede llevar a fractura de la muñeca o fractura de la cadera. Esta última puede llevar a invalidez e incluso a la muerte.

Las fracturas en la columna pueden producirse sin que el paciente lo note, presentará un joroba progresiva y pérdida de estatura.

Las fracturas más frecuentes se producen en: Vértebras, Muñeca y la más temida... Fractura de cadera.

Aun más consecuencias:

  • Incapacidad Transitoria o permanente
  • Dependencia
  • Mayor riesgo de muerte por otras enfermedades
figura2
Fractura de cuello de fémur

El calcio, clave para fortalecer los huesos

El calcio es el elemento fundamental en la formación de los huesos, por tal razón debe estar disponible en cantidad adecuada para permitir que estos se fortalezcan y se mantengan. Durante la vida son diferentes las necesidades de calcio. En la infancia un consumo mayor de 700 mg al día es suficiente, mientras que luego de la menopausia se requiere casi el doble para evitar una gran pérdida de calcio de los huesos.

¿Cuánto calcio se debe consumir?

A continuación se encuentran las recomendaciones acerca de la cantidad de calcio que se requiere en cada época de la vida:

Edad

Cantidad de calcio recomendada

Entre 7 y 9 años

700 mg

10-12 años

900 mg (1400 para niñas)

13-18 años

1400 mg

19-49

1000 mg

mayores de 50 años y menopausia

1500 mg

Alimentos que contienen calcio

Entre los alimentos que contienen mayores cantidades de calcio tenemos:

  • Leche
  • Queso
  • Mantequilla
  • Huevos
  • Pescados enlatados
  • Brócoli, espinacas, fríjoles

Osteoporosis y ejercicio

Además de la cantidad de calcio ingerida y los factores genéticos, una de los determinantes de la fortaleza de los huesos es la carga a la que estos son sometidos. Si los huesos han sido acostumbrados a soportar mayor peso estos aumentan su diámetro y su resistencia. Una carga mayor hace que los huesos activen sus procesos de depósito de calcio y disminuyan la pérdida del elemento. Como consecuencia tienen mayor densidad y fortaleza.

Características y beneficios del ejercicio

  • Debe realizarse preferiblemente todos o la mayoría de los días de la seman
  • Debe durar por lo menos 30 minutos
  • Mejora la densidad de los huesos
  • Disminuye la pérdida de calcio de los huesos
  • Mejora el bienestar físico
  • Aumenta la resistencia, fortaleza, postura y flexibilidad
  • Contribuye a controlar el dolor, a prevenir caídas y previene la deformidad de la columna
  • Combate el sedentarismo y sus consecuencias
  • Contribuye a aumentar el contacto social y la exposición a la luz solar.

Tipos de ejercicio

  • Actividades en las que se soporta peso: ejercicios en los que se soporta el propio peso del cuerpo contribuyen a fortalecer los huesos:
  • Caminar
  • Trotar
  • Rutinas de baile
  • Actividades de resistencia con peso: por ejemplo, cuando se realizan ejercicios con pesas o contra alguna resistencia. No deben levantarse grandes pesos, pero la repetición y la rutina son importantes.
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular: Contribuyen a mejorar las posturas, particularmente cuando se fortalecen los músculos abdominales y los de columna. De esta forma se protege la columna vertebral.

Algunos ejercicios recomendados para personas con riesgo aumentado, pero SIN OSTEOPOROSIS ESTABLECIDA

  • Acuéstese boca abajo con un almohada bajo las caderas y la parte baja del abdomen. Estire las manos a los lados y levante la cabeza y el pecho tratando de unir las paletas (omóplatos) atrás.
  • Acuéstese boca arriba, estire los brazos a los lados, contraiga los músculos abdominales y levante la cabeza.
  • Colóquese boca abajo soportado en los brazos y las rodillas. Levante una pierna hacia atrás y arriba, doblando la rodilla. Cambie de pierna.
  • Acuéstese boca arriba, coloque sus brazos en la cintura y levante al mismo tiempo las dos piernas rectas, llevándolas hacia atrás, intentando tocar el piso detrás de su cabeza.

Las personas con osteoporosis pueden practicar ejercicios suaves de fortalecimiento de músculos abdominales y de la columna SIN DOBLAR O ROTAR LA COLUMNA, pues estas posiciones pueden aumentar el riesgo de fracturas.

figura3
Columna vertebral normal y con osteoporosis

© Producciones Científicas Ltda, 2011.